Los cenotes en Riviera Maya

Desde que los primeros conquistadores españoles llegaran a la península del Yucatán, los cenotes en Riviera Maya llevan impresionando a todo tipo de viajeros con su particular e increíble visión. Los mayas ya consideraban los cenotes, lagos subterráneos o semi-subterráneos de agua dulce, eran un lugar sagrado. El reflejo de la luz en las grandes aguas quietas bajo el nivel de la tierra o la preciosa fauna que crece en tan majestuosos manantiales, alimentados por los ríos subterráneos, han cautivado a personas de todo tipo.

Los cenotes son creados por la filtración del agua de lluvia por los suelos porosos, formando manantiales y ríos subterráneos. Parte de los cuales más tarde quedarán al descubierto, iluminados por la luz del sol. Con agua dulce y cristalina, temperatura ambiente y superficie estable, son antiguos remansos de paz y tranquilidad.

Hay aproximadamente 2.500 cenotes repartidos por el estado de Yucatán. Aunque en toda la zona parece haber incluso 10.000, en una tierra en la que aún quedan cientos de lugares por explorar, los hermosos manantiales son visita obligada para cualquier turista.

 

Cómo se clasifican los cenotes en Riviera Maya

Existen 4 tipos de cenotes, según estén o no aislados del exterior y su antigüedad:

Cenote abierto:

Estos cenotes completamente al aire suelen tener forma cilíndrica y destacan por la increíble flora que se forma alrededor: las mezclas de colores, cambiantes según la hora y el sol, son un espectáculo a cualquier hora del día, perfectos para el buceo arqueológico o actividades de aventura.

Cenote cavernoso:

Son en cierta manera todo lo contrario de los anteriores. Estos cenotes ocultan sus misterios completamente bajo tierra, en cavernas utilizadas por los mayas para rituales y ceremonias. Algunas tienen una extensión de más de un kilómetro, perfecto para los más aventureros que no temen a nada.

Cenotes antiguos:

Más exteriores que el resto, estos han emergido a veces casi por completo, rodeados de densa vegetación. Se asemejan más a lo que conocemos como un oasis o incluso una marisma, ideales para los exploradores, ya que pueden encontrarse incluso en lo más profundo de la selva.

Cenotes semiabiertos:

Pueden estar unidos entre ellos, de forma visible o incluso oculta, por ríos subterráneos. En ellos se encuentra la mayor cantidad de peces y fauna acuática y son un punto intermedio perfecto para relajarse y meditar en la naturaleza, deleitarse con las vistas en un entorno distendido.

Los cenotes son una experiencia para ver y sentir. Su fauna y la enorme cantidad de actividades, desde excursiones hasta submarinismo o natación los convierten en una visita imprescindible. Descubre estas maravillas naturales que solo podrás encontrar en Yucatán. Y no te vayas sin vivir una de las experiencias más inolvidables de tus vacaciones.

La Riviera Maya y sus maravillas te esperan de nuestra mano, ¡no dejes ir esta oportunidad!

Los cenotes en Riviera Maya

Desde que los primeros conquistadores españoles llegaran a la península del Yucatán, los cenotes en Riviera Maya llevan impresionando a todo tipo de viajeros con su particular e increíble visión. Los mayas ya consideraban los cenotes, lagos subterráneos o semi-subterráneos de agua dulce, eran un lugar sagrado. El reflejo de la luz en las grandes aguas quietas bajo el nivel de la tierra o la preciosa fauna que crece en tan majestuosos manantiales, alimentados por los ríos subterráneos, han cautivado a personas de todo tipo.

Los cenotes son creados por la filtración del agua de lluvia por los suelos porosos, formando manantiales y ríos subterráneos. Parte de los cuales más tarde quedarán al descubierto, iluminados por la luz del sol. Con agua dulce y cristalina, temperatura ambiente y superficie estable, son antiguos remansos de paz y tranquilidad.

Hay aproximadamente 2.500 cenotes repartidos por el estado de Yucatán. Aunque en toda la zona parece haber incluso 10.000, en una tierra en la que aún quedan cientos de lugares por explorar, los hermosos manantiales son visita obligada para cualquier turista.

 

Cómo se clasifican los cenotes en Riviera Maya

Existen 4 tipos de cenotes, según estén o no aislados del exterior y su antigüedad:

Cenote abierto:

Estos cenotes completamente al aire suelen tener forma cilíndrica y destacan por la increíble flora que se forma alrededor: las mezclas de colores, cambiantes según la hora y el sol, son un espectáculo a cualquier hora del día, perfectos para el buceo arqueológico o actividades de aventura.

Cenote cavernoso:

Son en cierta manera todo lo contrario de los anteriores. Estos cenotes ocultan sus misterios completamente bajo tierra, en cavernas utilizadas por los mayas para rituales y ceremonias. Algunas tienen una extensión de más de un kilómetro, perfecto para los más aventureros que no temen a nada.

Cenotes antiguos:

Más exteriores que el resto, estos han emergido a veces casi por completo, rodeados de densa vegetación. Se asemejan más a lo que conocemos como un oasis o incluso una marisma, ideales para los exploradores, ya que pueden encontrarse incluso en lo más profundo de la selva.

Cenotes semiabiertos:

Pueden estar unidos entre ellos, de forma visible o incluso oculta, por ríos subterráneos. En ellos se encuentra la mayor cantidad de peces y fauna acuática y son un punto intermedio perfecto para relajarse y meditar en la naturaleza, deleitarse con las vistas en un entorno distendido.

Los cenotes son una experiencia para ver y sentir. Su fauna y la enorme cantidad de actividades, desde excursiones hasta submarinismo o natación los convierten en una visita imprescindible. Descubre estas maravillas naturales que solo podrás encontrar en Yucatán. Y no te vayas sin vivir una de las experiencias más inolvidables de tus vacaciones.

La Riviera Maya y sus maravillas te esperan de nuestra mano, ¡no dejes ir esta oportunidad!